Menu

letters en



Enter

 

 

 

mercadilloColaboración de voluntarios en la confección y venta de distintos productos para ayudar a las campañas de "Grupos Misioneros del Hogar de la Madre".

Un grupo de señoras, que de manera voluntaria empezaron confeccionando cojines, desde hace años dedican su tiempo y sus talentos a confeccionar auténticas preciosidades para, posteriormente, venderlas en los distintos mercadillos populares que se organizan desde el ayuntamiento, las hermandades y asociaciones particulares. Da igual que haga frío o calor extremo, que se venda mucho o casi nada, que estén más cansadas o menos. Desde primera hora de la mañana en la que con sus coches, llenos de los materiales y mesas, se dirigen al sitio del mercadillo y empiezan a montar el puesto, hasta última hora de la tarde, están al pie del cañón. Muchas veces tienen que turnarse para poder ir a misa, pues algunos de ellos son los domingos, o bien, para tomarse un café y entrar en calor. Mientras unas venden, otras en el mismo puesto siguen cosiendo gorritos, vestidos de lana o lo que se vaya necesitando. Y todas con un mandil en el que pone: "Hogar de la Madre" y un cartel en la carpa que dice: “Ayuda a los más necesitados”.

coginesDedican varios días a la semana a coser todas estas cosas que venden. Durante toda la tarde, algunas de ellas, se reúnen en casa de la responsable del grupo, y el resto de manera individual, en sus propias casas, en medio de sus labores diarias, mientras rezan el rosario, ven las noticias, o por la noche, antes de irse a descansar. Todo ello gracias a la generosidad de gente particular y en concreto de una tienda de telas donde consiguen trozos de telas, botones, enganches, lana, adornos, en fin, gran parte del material que emplean en hacer cosas realmente impresionantes.

La generosidad y la labor por el bien de los demás no deja indiferente y actualmente hay enfermeras que colaboran vendiendo cosas entre las madres de los niños ingresados en la planta de pediatría o confeccionando vestiditos de lana, en su tiempo libre, para que las señoras los vendan después en los mercadillos. Hay también una señora enferma de cáncer, que en agradecimiento a la ayuda que ella recibe de los beneficios del mercadillo, vende por Sevilla todas las cositas que puede. Otra lo hace entre las mamás de sus niños de catequesis, e incluso han llegado a recibir pedidos desde París por medio de familiares de algunas señoras.

letreroEste año que ha pasado consiguieron un total de 7.706,41 euros, de los cuales, 2.300 fueron destinados a Ecuador y, el resto, a ayudar mensualmente con alimentos a 8 familias de aquí.

Están encantadas de poder realizar esta labor y de ver cuánto les está ayudando esta actividad, a ellas mismas y a todos aquellos, en Ecuador y aquí, que se están beneficiando de su generosidad.

Ver álbum de fotos

 

Social Networks

Search

Choose Language

Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.
Ok